#Bolivia infierno tributario. Nadie quiere invertir. Hay medio millón de empleados públicos (alta burocracia). Subsidios a combustibles. Y encima quieren subir impuestos: análisis de Antonio Saravia.