Coaching para liderazgo de Startups de base tecnológica

Por: David Arredondo

david@moradobolivia.com

“Algunas cosas nunca cambian. Todavía sigue siendo cierto que el liderazgo es liderazgo, sin importar adonde vayas o lo que hagas. Los tiempos cambian. La tecnología avanza. Las culturas son diferentes de un lugar a otro, pero los principios de liderazgo son constantes, sin importar si estamos analizando a los ciudadanos de la antigua Grecia, los ejércitos del mundo moderno, los lideres de la comunidad internacional o los hombres de negocios de la economía global actual. Los principios de liderazgo pasan la prueba del tiempo. Son irrefutables.” (John C. Maxwell)

La capacidad del liderazgo determina el nivel de eficacia de una persona.

La capacidad de liderazgo, para bien o para mal, siempre determina su eficacia y el impacto potencial de su organización o emprendimiento.

Todos tenemos la oportunidad de alcanzar el éxito, sin embargo, el éxito personal sin la sustancia de liderazgo, sólo produce eficacia limitada en la persona. Para poder escalar lo más alto posible, se precisan mayores habilidades de liderazgo. Por lo tanto, cuanto más alto sea el impacto que deseamos causar, será necesaria mayor influencia.

Para aumentar el nivel de eficacia podemos trabajar muy duro para incrementar la posibilidad de éxito, todo esto con un esfuerzo sobrehumano y obtener un crecimiento del 25%. Por otro lado, si trabajamos duro para aumentar el nivel de liderazgo, automáticamente aumentamos nuestro nivel de eficacia en más de un 300%.

David Arredondo, 2022

Si decidimos aumentar nuestra capacidad de liderazgo sin enfocarnos en el éxito, podemos llegar a aumentar nuestra eficacia original en un 500%, el liderazgo tiene un efecto multiplicador.

La eficacia personal y dentro de una organización, guarda proporción con la fuerza del liderazgo. La relación entre liderazgo y eficacia, es clara en los deportes. Todo equipo deportivo profesional está compuesto por jugadores con mucho talento, pero es el liderazgo del entrenador y de varios jugadores que son esenciales para marcar la diferencia. Cuando un equipo con mucho talento pierde, tenemos que fijarnos en el liderazgo.

Hoy en día con todo el desarrollo tecnológico que viene creciendo a pasos gigantescos desde los años 70, venimos heredando una sociedad más rica de lo que ninguna otra generacion anterior podía imaginar. Hoy tenemos el gran desafío que consiste en imaginar y crear nuevas tecnologías que puedan hacer del siglo XXl un siglo más pacífico y próspero que el XX.

Las nuevas tecnologías suelen provenir de nuevas startups. Es dificil desarrollar nuevas cosas en una gran organización, y mas difícil todavía hacerlo solo. Las startups operan sobre el principio de que necesitas trabajar con otra gente para que las cosas salgan adelante, pero también necesitas mantener un tamaño lo suficientemente pequeño para llevarlas a cabo. Una startup es el mayor grupo de personas a las que puedes convencer para llevar a cabo el plan de construir un futuro diferente. La fortaleza más importante de toda compañía naciente es el emprendimiento nuevo a un tamaño pequeño que ofrece espacio para pensar. Lo más importante que debe hacer una startup es cuestionar las ideas recibidas y repensar el negocio desde cero.

En resumen, es imprecindible el trabajo en equipos pequeños para crear nuevas Startups que cambien el mundo y por esta esencial razón, debemos potenciar al máximo nuestro liderezgo como herramienta principal para que desde un inicio, toda creación de una Startup, tenga los mayores porcentajes de éxito en su futura vida.