Don’t look up
Facebook LinkedIn Twitter Telegram Facebook LinkedIn Twitter Telegram

Antes que nada: que 2022 sea un nuevo tiempo. Un año de prosperidad y felicidad para todos los lectores de El Nacional y particularmente a aquellas personas que vienen a dar una leída a mi columna.

 Estuve “ocupado” el fin de año 2021 revisando películas nuevas, viejas, documentales y con la facilidad/felicidad que hoy tenemos una variedad de plataformas digitales que nos presentan estrenos de películas cada momento.

 Tengo larga tradición de ser cinéfilo. Asistía semanalmente al menos una vez a principales salas de cine de mi ciudad, antes de la pandemia de 2020, luego de ello infortunadamente dejé el cine para empezar a volcarme más a cable y principalmente a plataformas digitales.

 Hay una variedad de películas, de series, de documentales y hoy, con la licencia que me permito de no analizar ningún tema relacionado a energía, quiero compartir algunos conceptos sobre la película Dont Look Up.

 La trama puede resumirse en tres palabras: una joven científica, de una universidad de mediano tamaño en Estados unidos, descubre un cuerpo celeste cuya trayectoria va directo a la tierra con posibilidad elevada de impacto cuyo resultado sería catastrófico (extinción) para la raza humana y los seres vivos de éste planeta.

 La primera reacción: acudir a la institución estatal a cargo del espacio. Luego de eso cita con la presidenta del país más poderoso del mundo. Hasta allí todos creíamos que la obvia reacción sería “vamos a trabajar inmediatamente en un plan para tratar de desviar el cuerpo celeste”. La burocracia (la presidenta) además de ser incrédula estaba rodeada de ineptos y calculadores que aún seguían en temas de la trama humana a días de acabarse la vida. En politiquería, digamos, sin prestar atención al real problema que era esa bola de fuego (cometa, cuerpo celeste) que se aproximaba a velocidad extrema a la tierra.

 La gente, el común de la gente, está adormilada en el día a día de los asuntos triviales, sin importancia y adormecidos por las redes, por las “estrellas” de música y cine que tienen mejor y más importancia que los posibles desastres estelares. Los científicos entran en pánico. Especialmente la doctora interpretada por la hermosa J. Lawrence que es primero ofendida, luego disminuida, desacreditada hasta ir a parar totalmente destruida por la sociedad a una “tribu urbana” que detesta la linealidad que la vida plantea y se convierten en transgresores de lo común y cotidiano, en tanto su colega (interpretado por L. Di Caprio) sucumbe a los placeres de ser famoso y de estar entre famosos. Se acomodó a los ritmos del poder hasta que, en algún momento, se da cuenta que “el poder” nada está haciendo por la sociedad y toma el mismo camino de su colega: marcharse rendido a esperar el final de los tiempos rodeado de lo único que debiera importar a cada persona: su familia.

 En tanto ocurre “lo oficial” de forma paralela el mundo tiene un “plan b”, pero no es “el mundo” sino un grupo de súper ricos que tienen la posibilidad financiera de lograr construir una nave que pueda llevarlos fuera de la tierra en caso de que los planes estatales (oficiales) fallen y de que fallen sus propios planes (drones que volaron al cometa a tratar de perforar e introducir bombas). La élite siempre tendrá un plan. Nunca estarán desprotegidos. Por más hollywudesco que parezca de ocurrir un evento así no dudo que los grandes magnates que hoy controlan las principales economías no tengan algo en mente o algo en plena ejecución.

 El fin de la trama: el común de la gente, los científicos (Lawrence y Di Caprio) no son importantes. Las élites que están llenas de dinero y que pudieron construir esa nave nodriza para escapar logran salir de la tierra y buscar un nuevo horizonte en un nuevo planeta. Se salvan de la catástrofe.

 Lo obvio: las cosas importantes en ésta sociedad no tienen la importancia que debieran. Los políticos están endiosados y creen más en las redes y encuestas que en promover bienestar para la sociedad a la que dirigen y los científicos serán siempre los eternos luchadores contra el sistema que los trata mal y los denosta. Los super ricos, como siempre en la historia, son y seguirán siendo factor determinante en el curso de la historia de la civilización. La película plantea una mirada totalmente positiva de la tecnología. Sin ella no somos nada. Una mirada absolutamente contundente de los empresarios (los más ricos) los que generan iniciativa y los que hoy por hoy son más importantes que el estado más importante del planeta.

 Puede ser una sátira pero es una llamada de atención: estamos embobados con el tik tok y no damos atención a la vida. A los temas que construyen la vida. Y quizás ese desastre no ocurra en nuestra generación, pero lo positivo de todo es que existen, en este mismo momento élites tecnológicas que están trabajando en soluciones (aunque sean parciales) para paliar sino evitar la extinción de la vida humana.

 Las democracias parece fueron reemplazadas por las twittercracias, facebocracias, de manera que los gobernantes están sometidos a “aprobaciones” mediáticas sin que necesariamente les importe la vida real. Nos «acostumbraron» a dirigirnos con mensajes: no haga, no mire, no diga, no piense…

 Hay una desconexión entre la realidad física y la nueva realidad digital, virtual que se va imponiendo de a poco. Ya algo de eso nos planteó la película Ready Player One en donde “vivir” en la virtualidad digital era mucho mejor que en la realidad física.

 La película, al margen de su original factura, su inconfundible sello de exquisitez norteamericana es una película que tiene un planteamiento serio: que haremos en el fin del mundo? Que harán ustedes?.

 No soy experto en crítica de cine, pero es una película que marca nuevas formas de pensar. Es la Schindler’s List de éstos tiempos o la Odisea en el espacio 2001: ambas que nos obligaron a mirar el mundo desde la ternura y la aventura. No comparo la realización de las películas, sino el mensaje.

 Gran realización con profundo mensaje: vivir dejando de lado la farándula que enceguece y empezar a mirar lo importante. A defender la tierra, a amarla nuevamente y a ser más considerados con el prójimo.

 Adicionalmente, nos toca imaginar que pasa “luego” del fin del mundo: allá, en ese nuevo planeta, la élite de ricos que escapa de la tierra deberán – podrán hacerlo?- crear una nueva sociedad basados en sus nuevas reglas. Cuáles podrían ser esas reglas? Cómo organizarán una sociedad nueva? Qué dinero o qué valor de intercambio estará en vigencia? Quién liderará ese nuevo tiempo? Pero eso ya son otras preguntas.

Ficha técnica de la película en: https://en.wikipedia.org/wiki/Don%27t_Look_Up_(2021_film)