Dos medidas podrían abrir el juego a nuevos negocios solares en Panamá