Europa reabre sus centrales con carbón