La gran ironía social es que una gran parte de la pobreza que observamos sucede porque las políticas públicas no dejan que los pobres se ayuden a si mismos y salgan de ella.