La realidad es que la economía boliviana tambalea y los slogans ya no pueden ocultar el descalabro