Las energías verdes pueden darle “otra oportunidad” al gas natural
9 de enero de 2022

Los países productores de gas tendrían una chance importante para atraer fondos privados hacia proyectos energéticos, con la eventual reclasificación propuesta en la UE.

La posibilidad de que la Unión Europea como bloque, o varios de los países que la integran, declaren al gas natural como “energía verde” hasta el 2045, fortalecería las perspectivas del sector como energía de transición. Sobre todo, teniendo en cuenta que esta declaratoria implicaría reorientar “finanzas verdes” hacia el gas natural. Desde eju.tv buscamos la opinión de Boris Gómez Úzqueda (@BorisSGomezU), especialista en la industria de energía.

Reproductor de vídeo
Nueva taxonomía

“La Unión europea está debatiendo reclasificar en la taxonomía de la energía a la generación eléctrica vía nuclear y a la generación de gas natural como verdes. Sucede que están o estamos apretados por los tiempos y por lograr que todo el sistema de generación del globo sea verde, vale decir, generación eléctrica vía solar o eólica, hasta 2030. Es un plazo que lo ven muy corto y se necesita echar mano del gas natural y de la generación nuclear”, indicó.

Buscar dinero en financiadores “verdes”

“La nueva taxonomía serviría para que fondos de bancos privados y de Estados sigan fluyendo a proyectos de gas natural y nuclear, en tanto se robustece el sistema de generación eléctrica enteramente renovable. La iniciativa busca clasificar el gas natural y la energía nuclear como amigables con el medio ambiente, para facilitar las inversiones en esos sectores”, explicó.

El experto dijo que, de ocurrir esto que aún está en debate, el gas natural y la generación nuclear que van estar en la categoría “verde” deberán cumplir con altos estándares tecnológicos: “tener plantas modernas, con baja emisión de C02 respecto de las viejas plantas; nuevos esquemas de eliminación de residuos en el caso de la energía nuclear, y que las nuevas plantas de generación eléctrica vía gas puedan ser luego, muy luego, adaptadas a utilizar hidrógeno verde, ambientalmente amable”.

Oportunidad latinoamericana

“América Latina, con países como Brasil, Argentina y Bolivia; y países del golfo como Qatar, podrían ser también beneficiados con esta nueva reclasificación, que permitiría atraer fondos privados y de otros Estados para proyectos energéticos”, dijo.

El analista acotó que “con el gas no habría mucho problema, por lo que comentábamos sobre la reunión de ministros de energía del G-20 en Bariloche, donde se ratificó que el gas natural es el puente y vía de transición desde los fósiles a las nuevas energías. En todo caso, urge mucho debate”.

“Los privados tendrán mayor preferencia en lograr inversiones, especialmente si los Estados requirentes tienen gobiernos muy débiles o muy burocráticos o autoritarios. En este punto, es tiempo del esfuerzo privado, dada la condición de que el gas natural tiene mucho trecho por recorrer”, señaló.

Gómez Úzqueda consideró que se necesita generación eléctrica vía gas natural: “eso es un hecho. Quizá no deberían utilizar la terminología de verde pero sí flexibilizar la posibilidad de financiar proyectos hasta llegar al punto de ser necesaria en el mix energético. Lo ideal es lograr un equilibrio entre los objetivos de reducción de CO2 y un suministro energético estable”.

Sugirió que las inversiones en energía nuclear deberían restringirse a “lugares que ya tienen tradición de haber construido plantas”, y que se invierta en exploración y desarrollo de campos de gas natural “privilegiando el shale gas y y los proyectos off shore”.

Propuesta de 7 puntos

El consultor de la industria energética propuso 7 puntos “para que vuelva a fluir dinero a grandes caudales a la industria del gas y nuclear: 1) si van a contribuir a reducir el costo final de la energía, 2) si van a mejorar su tecnología de producción, 3) si van a ser inversiones por un tiempo establecido, 4) si van a hacer inversiones paralelas en renovables, 5) si van a haber excedentes para generar nuevos proyectos industriales, 6) si se va a crear un fondo común financiero para el hidrógeno verde y 7) si se va a mejorar la tecnología ambiental de control de residuos de la nuclear. Esos 7 puntos podrían funcionar como un mecanismo fortalecido para la transición”.

Energía abundante y calidad de vida

Gómez Úzqueda señaló que los 27 Estados miembros de la UE tienen hasta el 12 de enero para decidir.

“De todas formas, la energía es absolutamente importante para el desarrollo de la sociedad. Necesitamos energía de toda forma y barata. Me quedo con la frase del profesor Michael Shellenberger: La energía abundante permite una vida más larga y menos pobreza. No hay nación pobre con alto consumo de energía. No hay nación rica con bajo consumo de energía. Las mejoras en el consumo de energía lograron que haya mejor calidad de vida y extensión de nuestra expectativa de vida”, concluyó.

Edición y entrevista: Emilio Martínez

© eju.tv

São Paulo

São Paulo

Sao Paulo con demanda promedio de 15.888 MW (mega watio) (2020, Cámara de Comercialización de Energía Eléctrica CCEE). Para tener una idea: casi 11 veces la demanda eléctrica interna boliviana (todo el país). [video width="640" height="352"...