Los empresarios no podemos obligar a nadie a comprar nuestros productos, sólo podemos esperar que decidan hacerlo si consideran que nuestros productos y sus precios le son convenientes